Tecnología en el deporte: grandes avances

Avances en tecnología en el deporte con grandes artículos en Minirpice

La tecnología en el deporte ha supuesto cambios radicales en las formas de entenderlo y practicarlo.

La tecnología en el deporte que no se ve

La verdadera revolución de la tecnología en el deporte no es otra que la retransmisión de los eventos deportivos. Esta es la revolución tecnológica que marca un antes y un después definitivo en la manera de entender en mundo del deporte.
Cuando en 1927, la primera retransmisión de un partido de fútbol llegaba a los hogares de un pequeño número de radio oyentes ingleses, la historia de este deporte cambiaba para siempre.
El éxito de esta iniciativa no tardó en correr como la pólvora por todo el continente europeo. En mayo de ese mismo año, se retransmitía en España el primer partido de fútbol patrio: una Final de Copa puramente euskaldún entre dos de los fundadores de la Primera División, el Arenas de Getxo y el Real Unión. Había empezado la vorágine que más tarde conoceríamos como la industria del fútbol.
A su lado, y en menor o mayor medida, durante casi un siglo los demás deportes han ido desarrollándose. Al principio a imagen y semejanza del deporte rey – una visión algo eurocentrista del tema – y, especialmente en la última veintena, con características distintivas tanto en la aplicación de las nuevas tecnologías como en las propias disciplinas.

Grandes aplicaciones de la tecnología en el deporte:

Nuevos materiales:
Las equipaciones, los instrumentos o los vehículos de los deportistas han ido perfeccionándose a gran velocidad en los últimos años. La aplicación de los avances tecnológicos al plano deportivo ha logrado, por ejemplo, crear trajes de baño que repelen el agua, raquetas de tenis que parecen una prolongación de la propia mano o zapatillas que amortiguan e impulsan al corredor. Aparentemente, estos avances tecnológicos en el mundo deportivo, facilitan las condiciones de los deportistas; el problema es que en unas condiciones en las que todo juega a favor, el virtuosismo pierde importancia para cedérsela a la técnica, asique muy al contrario de facilitar la excelencia, las mejoras en las equipaciones obligan al deportista profesional a trabajar duramente habilidades y método para destacar.

Medicina:
Los avances en prevención y curación de lesiones, así como los descubrimientos relacionados con el genoma y la nutrición, convierten al deportista profesional, prácticamente en un súper hombre.
Técnicas de recuperación impensables hasta hace nada, ayudan a los deportistas a no perder su carrera por una lesión. Además, los entrenamientos se realizan con todo tipo de gadgets que facilitan una valiosa información de primera mano del deportista en acción, lo que permite crear pautas personalizadas que mejoren el rendimiento y, sobre todo, prevenir daños.

Resultados objetivos:

El VAR, el famoso VAR… Odiado y amado a partes iguales, el árbitro asistente de vídeo no es, ni de lejos, el primer sistema de apoyo de arbitraje que usó la tecnología como método. Otra cosa es que los medios generalistas se hayan hecho eco, pero esto ya es harina de otro costal.
Antes que el VAR -bastante antes, de hecho- el tenis y el críquet introdujeron en sus campos de juego cámaras de alta velocidad y un programa informático específico que captura la trayectoria de la bola.

Tecnología en el deporte amateur:

Encontrar una forma correcta de enfocar este tema no es fácil.
No es nuestra intención ridiculizar a nadie por su indumentaria ni por ninguna otra cuestión relacionada con el aspecto, es más, vivimos de venderte muchos de esos gadgets, pero es que hace mucha risa ver a una persona que baja a dar dos vueltas a la fuente del parque ¡equipada como si formara parte de la tripulación espacial!
¿Que te hagas con un altavoz para la bici? Correcto. ¿Que te compres un GPS para iniciarte en el mundo del trekking y el senderismo? Recomendable.
Pero de querer estar un poco enforma a bajar a la pobre Chispas también con muñequeras… ¡Que ni la pobre perra te reconoce entre esos kg de chatarra futurista y la segunda piel de lycra que te enfundas! ¡Que Josef Ajram ha hecho mucho daño!
Dejando de lado la broma, es verdad que hay gadgets perfectamente adecuados para cada deportista y su nivel y ritmo. Incluso para aquellos que simplemente disfrutan de un buen paseo o quieren saber cuál es su movilidad diaria. Es cierto que nos facilitan el poder hacer algo de ejercicio en un entorno cada vez más sedentario por cuestiones laborales, familiares o de propio urbanismo.
Todo esto es cierto desde luego, tan cierto como que existe un consumo un tanto injustificado de instrumentos tecnológicos pensados para el deporte de élite y profesional que son innecesarios para quienes dedicamos unas horas a la semana a mantener la forma humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *